Noticias

Published on jueves, 9 de marzo de 2017

Pascua Hospitalaria 2017

del 12 al 16 de abril en Madrid

La Pascua Hospitalaria es una propuesta que te ofrecemos los Hermanos de San Juan de Dios para que puedas vivir el Misterio Pascual, centro de la vida de todo cristiano, junto a otros jóvenes y desde una experiencia de oración y servicio.

Estamos convencidos de que vivir con nosotros esta Pascua puede ser una gran oportunidad para dejar actuar al Espíritu en tu vida para poder llegar a experimentar el Amor de Dios a través de los hermanos, especialmente de las personas que sufren.

Bajo el lema “Con Dios puedes alcanzarlo todo", queremos ayudarte a descubrir a Dios a través del misterio del servicio. Queremos que experimentes como a veces la enfermedad o la limitación se convierte en posibilidad y oportunidad para acercarte a la dimensión espiritual que toda persona tenemos.

Con Dios podemos alcanzarlo todo y mucho más de lo que imaginamos. Con Dios podemos hacer realidad todos nuestros sueños, aspiraciones, planes, propósitos y metas. Con Dios encontraremos la fuerza, la valentía, el coraje para seguir hacia adelante y poder salir de situaciones difíciles. Con Dios podemos alcanzar la paz que necesitamos para sentirnos realizados y felices en la vida. Con Dios no hay imposibles, todo lo podemos alcanzar.

El lugar donde vamos a celebrarla este año será en la FUNDACIÓN INSTITUTO SAN JOSÉ de Madrid, un centro socio-sanitario de los Hermanos de San Juan de Dios cuya misión es ofrecer atención integral a las personas con procesos clínicos complejos en fase subaguda y crónica, con alto nivel de dependencia, en régimen de hospitalización, ambulatorio y domiciliario.

Deseamos con todo el corazón que la celebración de los misterios centrales de nuestra fe: pasión, muerte y resurrección del Señor, sea una ocasión para redescubrir la misericordia de Dios y dejarnos transformar por su gracia.  Te animas a querer vivirlo.

Si es así ponte en contacto con nosotros a través de nuestro correo electrónico: jovenes@ohsjd.es 

Un año más me he sentido llamada a compartir la Pascua Hospitalaria con los Hermanos de San Juan de Dios y otros jóvenes en la Fundación Instituto San José y un año más ha sido todo un acierto. No hay duda de que hacer caso a las llamadas de Dios es siempre apostar sobre seguro. Fui a la Pascua con ganas de compartir con otros mi fe y vivir el Triduo Pascual con los pacientes de la Fundación además de llevar la esperanza de la resurrección de Cristo a todos los que sufren pero he recibido multiplicado por mil todo lo que yo haya podido dar. La experiencia de poder vivir estos días en un lugar así me ha ayudado a descubrir a Jesús en los rostros de todos con los que allí he compartido algún momento (desde el más mayor hasta el más pequeño) y he podido acercarme al misterio de la muerte y resurrección de Jesús desde la oración y el servicio empujando una silla de ruedas durante un vía crucis, compartiendo eucaristías o simplemente paseando por los jardines de la Fundación con algún paciente que lo necesitara. Comprender que Jesús estaba en todas y cada una de aquellas personas que están viviendo su propia Pasión me ha ayudado a ver la vida con un mayor sentido y profundidad.

Por otro lado, las oraciones y dinámicas con el resto de jóvenes, así como la mesa de experiencias vivas que pudimos compartir el viernes han sido espacios fundamentales para la reflexión y el enriquecimiento personal que han ayudado a ir colocando las piezas de todo lo que íbamos viviendo y sintiendo. Todo ello acompañados de los Hermanos de San Juan de Dios que nos han hecho sentirnos como en casa mostrándonos su carisma de servicio y hospitalidad que les brota con tanta naturalidad en cada cosa que hacen y que nos iban contagiando siempre con esa característica alegría y amor. 

De nuevo en casa, nos toca llevar la alegría de la resurrección de Jesús allá donde estemos diciendo a todo aquel que nos encontremos "Anda... ¡Levántate y anda!" y dejar que todo lo vivido nos vaya calando poco a poco, con la seguridad de que con Dios podemos alcanzarlo todo. Un beso, nos vemos pronto!!!.  Raquel.

Volviendo a lo esencial. Estos días de Pascua, han sido un volver a lo esencial,  es decir volver a Dios y a las personas. Es un regalo estar en un sitio dónde se acoge a todos sin distinción, dónde todos tienen cabida y se valora a las personas en si mismas, en ese ser más profundo que nadie puede arrebatar.

El viacrucis fue para mi el momento uno de los momentos más emotivos, el acompañar a los enfermos con su cruz y sentir al mismo tiempo el amor que transmitían y el cómo vivían la soledad y el sufrimiento de Jesús, gracias a las  personas que hicieron de intérpretes y a la acción del Espíritu Santo,  nunca había vivido un viacrucis así.

También me llegó profundamente la despedida, cuando fuimos a cantar por los distintos módulos, el sentir la alegría de las personas y la conexión que se creó con los enfermos. El ver la realidad encarnada de la resurrección a pesar de las dificultades, que el Amor todo lo vence.

Después de esta Pascua puedo decir que miro la vida con otros ojos, que me ha transformado, puesto que “Con Dios puedo alcanzarlo todo”. Nieves

Si quieres leer más testimonios podrás encontrarlos en el documento adjunto de abajo.

Rate this article:
5.0
Comments (0)Veces leído (677)

Documentos para descargar